lunes, 5 de marzo de 2012

La frase de la semana

Uno de los más importantes filósofos y moralistas del rico barroco francés, François de la Rochefoucauld, tal como él mismo relató en sus Memorias (1662), pasó los primeros años de su vida adulta  entre el ejército y la corte francesa, involucrado en hechos de armas y aventuras amorosas. Sin embargo, en 1652, debido a una herida que sufrió en la batalla de Faubourg Saint-Antoine, que lo obligó a guardar reposo por un tiempo, volvió a París y entró en contacto con los círculos literarios. Concibió entonces su obra más conocida, las Máximas (1658-1663), colección de 700 epigramas que constituyen un hito del clasicismo francés.  He aquí uno de ellos.


Ponemos más interés en hacer creer a los demás que somos felices que en tratar de serlo.

0 comentarios:

Publicar un comentario