lunes, 27 de marzo de 2017

Mujer y Literatura... Clásica.

Pocos nombres de mujer nos han legado las letras clásicas griegas y latinas; la literatura y el arte no son una excepción a la escasa presencia femenina en casi todos los ámbitos de la vida (fuera de la doméstica, claro) en las antiguas sociedades patriarcales. Frente a los destellos de celebridad -aunque teñida de leyenda- de la ya tratada en más de una ocasión en nuestro blog SAFO de Lesbos, de otras mujeres que se dedicaron a la creación literaria en la Antigüedad poco más conocemos hoy que su nombre y escuetas referencias en otros autores... cómo no, de sexo masculino; es el caso de Hédila, de Moiro, de Nosis y de tantas otras. Sin embargo, algunas de ellas han conseguido pervivir en el tiempo y en la memoria, y eso que rastrear lo poco que se ha conservado de sus obras suponga a veces una ardua labor. Traemos hoy aquí a seis de ellas, tres griegas y tres romanas, con breves pinceladas de lo que sintieron y escribieron hace dos mil años (y más):
Paisaje de la Arcadia (Peloponeso), patria griega de Ánite. Fuente: it.wikipedia.org
ÁNITE de Tegea (poetisa arcadia de los ss. IV-III a.C.):
"De camino, reposa tus fatigados miembros en ese roquedal; allí un suave céfiro murmura entre el follaje. Bebe de esa fuente de la que mana el agua límpida y fresca. De seguro, tal sitio de descanso ha de ser, con el ardiente calor, muy agradable para los viajeros" (tópico del locus amoenus en un fragmento poético, en Antología Palatina, XVI).
Grabado anónimo con recreación romántica de Corina. Fuente: www.versovia.com
CORINA de Tanagra (poetisa beocia de los ss. V-IV a.C., según otros de III-II a.C.):
"Terpsícore [= Musa de la poesía ligera y la danza] me dijo viejos cuentos amorosos para cantar al vestido blanco de las mujeres de Tanagra y de la gran ciudad encantada en mi voz, clara como una golondrina" (fragmento poético).
Safo y Erina en un jardín de Mitilene, de Simeon Solomon (1864). Fuente: es.wikipedia.org
ERINA de Telos (poetisa natural de Telos, isla junto a Rodas, que vivió en el s. IV a.C.):
"De los blancos caballos a las olas profundas / te abalanzabas tú con pies enloquecidos, / mas yo entonces gritaba: "¡Ya te tengo, amiga!"" (fragmento de La Rueca, traducción de Juan Manuel Macías).
Cornelia rechaza la corona de Ptolomeo VIII, de Laurent de La Hyre (1646). Fuente: es.wikipedia.org
CORNELIA (ca. 190-115 a.C.; mujer célebre por su activa participación en la sociedad de la Roma del s. II a.C.; madre de los hermanos Graco):
"Tú dirás que es honroso vengarse de los enemigos. Eso ni a mí ni a nadie le parece más honroso ni más noble, a no ser que por el bien común se permita llevarlo a cabo" (fragmento de una de sus cartas).
Portada de una edición del Itinerarium Egeriae. Fuente: www.slideshare.net
EGERIA (también conocida como Euqueria o Silvia; religiosa cristiana del siglo IV d.C., autora del primer libro de peregrinaje de la historia):
"Entretanto llegamos andando a un lugar donde aquellos seis montes entre los que íbamos se abrían y formaban un valle interminable, inmenso, muy llano y realmente hermoso, y tras este valle aparecía el monte sagrado de Dios, el Sinaí" (fragmento del Itinerarium Egeriae).
El poeta favorito, de Lawrence Alma-Tadema (1888), probablemente inspirado en la figura de Sulpicia. Fuente: www.descubrirelarte.es
SULPICIA (la primera de las dos poetisas conocidas bajo ese nombre, que vivió entre los siglos I a.C. y I d.C.):
"Por fin me llegó el amor, y es tal que peor reputación me diera ocultarlo por pudor antes que desnudarlo a alguien" (traducción de su más conocido poema: Tandem venit Amor).


0 comentarios:

Publicar un comentario