jueves, 4 de mayo de 2017

Brújula para navegantes emocionales ; Elsa Punset

Navegar sin naufragar por el mundo de las emociones requiere una brújula. Porque no basta con amar: hay que amar de forma incondicional. No basta con escuchar: hay que escuchar atentamente. No basta con llorar: hay que aprender a superar el dolor. No basta con intentar resolver los problemas de quienes amamos: hay que ayudarles a responsabilizarse y a sobreponerse a los obstáculos.

Este es el comienzo de Brújula para navegantes emocionales de Elsa Punset, un libro entretenido que incide en romper con el predominio absoluto de la razón y los sistemas de vida ordenados y represivos. Estamos hechos de emociones, por fin nos hemos dado cuenta.
Reflexiona sobre varios puntos interesantes en la educación de los hijos: que el niño aprenda a disciplinarse a sí mismo, el autocontrol, la tolerancia a la frustración, ofrecerle siempre que ejerza el hábito de la elección, el amor sin condiciones...
Por otra parte, también aborda los tipos de amor:
  • el que se manifiesta principalmente a través del contacto físico,
  • el que prioriza en compartir tiempo de calidad,
  • el que se muestra principalmente a través de los regalos que se hacen,
  • o el que incluye actos de servicio o de palabra.
La autora aclara los conceptos de ego y sufrimiento, en la mayor parte de los casos, plenamente identificados, y la importancia de desaprender ciertos pensamientos, costumbres, roles, conductas, acuerdos sociales establecidos porque nos impiden avanzar en nuestro camino hacia el binestar y la felicidad.
Un aspecto interesante que también trata es el de la importancia de reconocer las emociones y aceptarlas para no dar unas respuestas incontroladas; de ahí los beneficios de la meditación.
Aconseja tener en cuenta todas estas cuestiones porque determinarán en gran medida la personalidad adulta.
Es un repaso muy somero sobre muchas cuestiones, y aunque son pinceladas no se puede desestimar la profunda sensibilidad y el amplio conocimiento de teorías y bibliografía con las que la autora se ha empapado.
Es un libro ameno y lúcido. Toda una lección sin pretensiones de aleccionar. Son pautas y claves que nos ayudan a guiarnos, a navegar en estos tiempos inciertos  que nos abruma con tentaciones y decisiones múltiples.
Totalmente recomendable.

Mónica Rodriguez.

0 comentarios:

Publicar un comentario