Páginas en menú

lunes, 7 de diciembre de 2020

Manifestamos nuestra repulsa a la violencia de género

Los alumnos de nuestro centro han escrito cartas, relatos, alguna poesía y hasta se han animado con alguna pintura... para celebrar el 25 de noviembre el día en contra de la violencia de género.

Aquí os traemos un emotivo relato, escrito por Raquel Guillén de 1º de la ESO. Un gatito es testigo de los malos tratos hacia su dueña:


Querida gatita: 

Hola, te escribo para contarte lo que me sucedió hace unos meses. Episodios que no pararon de repetirse día tras día. Era un continuo sufrimiento que no llegaba a su fin.


Yo estaba en tu casa cuando unos gritos que provenían del 3º piso me dejaron helado. Bajé erizado las escaleras hasta llegar a esa escandalosa puerta, que tantos secretos ocultaba detrás. Entré a mi hogar por la ventana del cuarto del hijo pequeño de la pareja. 


El aire que se respiraba en esa casa era cada vez más agobiante. La luz tenue que cubría el largo pasillo no conseguía que los golpes y gritos de dolor te escaldalizaran menos. Corrí a esconderme debajo del sofá, porque el miedo que cargaba en mi pecho me volvía demasiado cobarde. 


Un hombre totalmente desconocido golpeando a mi dueña. Ese chico resultó ser su exnovio, al que dejó 3 años atrás. La tiró al suelo y empezó a golpearla dejando marcas de dolor que más tarde se convertirían en moratones llenos de odio.


Otro día estaba durmiendo plácidamente con mi mantita cuando el teléfono móvil del agresor se cayó encima de mí. Me desperté muy rápido al mismo tiempo que mi dueña lo cogía con rabia y se encerraba en el cuarto de baño. Lo amenazó con llamar al 016, y él se puso histérico. Salió del piso esquivando a la multitud que por pura curiosidad estaba plantada en el portal. 


Te escribo ahora porque justo hoy ha denunciado. Ella volvió a ser ella misma, sin esa preocupación. Esos meses ya han pasado y ahora solo queda olvidarlos. 


Esta situación la tienen que sufrir alrededor de 32.000 mujeres al año. Creo que es hora de que este número pare de crecer.


PD: El viernes quedamos y hablamos.

     

                                                                                                    Jackie






Por Manuel Matute, de 1º Bachillerato B


Veinticinco de noviembre,

otro año más ha pasado.

Está llegando diciembre

y nada de esto ha cambiado.


Cicatrices que no cierran,

arañazos que perduran,

ayudas que no llegan,

soluciones que no curan.


Esto no ha terminado:

aquí somos un montón.

Líbrate de ese tarado,

quítale ya el cinturón.

                                                           

Por Pablo Antonio Sevilla, 1º Bachillerato B

Esto es una historia, que en una casa empezaba, Donde había una mujer, Que se escondía acobardada. El hombre no había llegado, Y el hijo le preguntaba: ¿Mamá, por qué lloras? Mientras él también lloraba. Ya era de noche, Cuando el hombre llegaba, Él se fue a la cocina, Mientras ella escondida lloraba. Cuando ella salió, Ella la cara se limpiaba, Ni si quiera le preguntó Y él la insultaba. El pequeño a su habitación se fue, Y por una rendija todo observaba, La madre ni se defendia, Cuando el hombre le pegaba. El pequeño que todo había visto, A la policía llamaba, Para cuando llegaron, La madre muerta se hallaba. Por Daniel Pascual

0 comentarios:

Publicar un comentario