martes, 8 de mayo de 2012

La frase de la semana

Él solito creó todo un género de la literatura moderna: el ensayo. El ensayo es una mezcolanza en la que cabe todo menos la confusión. Al menos, si uno se atiene a la fuente, Michel Eyquem de Montaigne (1533-1592), que creció en el seno de una familia de comerciantes bordeleses, luego ascendida a rango de nobleza, y recibió de su propio padre una exquisita educación dentro de la corriente erasmista. Tolerante y reflexivo, habría de vivir dentro del fanatismo religioso que desgarró Francia durante las guerras de religión. Montaigne se movió siempre entre la responsabilidad pública y política y el deseo de retirarse a sus tierras de Montaigne para dedicarse a la lectura de los clásicos y la redacción de sus "essais", obra que aparecería en distintas ediciones, corregida y ampliada -ocupa varios tomos- a lo largo de su vida.


Nuestro deseo desprecia y abandona lo que tenemos para correr detrás de lo que no tenemos.

0 comentarios:

Publicar un comentario