martes, 8 de enero de 2013

Lluvias del 2012

RESUMEN PLUVIOMÉTRICO DEL  AÑO 2012

El pasado año fue uno de los que hay que pasar página. A la crisis económica que nos comprime, fruto de unas serie de circunstancias y despropósitos que no voy a mencionar , para eso están los analistas especializados, hay que añadirle la escasez de lluvias tan acusadas que han repercutido notablemente en la economía de nuestra comarca ya que la agricultura y la ganadería son sectores muy importantes en nuestros recursos y estos dependen principalmente del agua caída del cielo.

Dice un refrán popular: “Produce tanto un año equilibrado que un campo bien labrado”. Este sin embargo está muy lejos de tal sentencia como se observa en el siguiente gráfico.

El desequilibrio es notable por muchos factores. Además de ser el año más seco en lo que va de siglo en nuestra comarca, por haberse recogido solamente 341 litros, cuando en años normales está por encima de los 500,  las lluvias estuvieron muy mal repartidas y muy mal aprovechadas.
En el primer trimestre del año la ausencia de lluvias fue absoluta y los 42,5 y 32,1 litros caídos en abril y mayo no se tradujo en beneficio alguno por llover en días muy dispersos que,con la tierra sedienta por la sequía, los absorbió el terreno rápidamente.
 
A finales de abril y principio de mayo se encadenaron nueve días de lluvia que trajeron la esperanza de la solución del problema tan acuciante porque se recogieron casi todos los caídos en esos dos meses, pero no sirvió de nada ya que, como observamos en el gráfico, hasta septiembre, concretamente a finales, no volvió a llover.
A partir de ese momento esperamos y  deseamos que se solucione definitivamente el problema porque se acumularon de forma continuada casi la totalidad de los litros caídos en el año, y eso es lo que produce beneficio. La tierra que es muy agradecida nos lo manifiesta en el verdor de nuestros campos.
Siguiendo con la tónica de los artículos precedentes, he aquí una serie de refranes que reflejan la importancia del tiempo oportuno para el logro de las cosechas, relacionados con los distintos meteoros. No olvidemos que el refranero popular es muy pródigo dando consejos en ese sentido.
<<Agua caída del cielo, es el mejor riego>>
<< Lluvia en otoño y en invierno helada, buena añada>>
<<Tras llover hay buen tempero, siembra entonces y ensancha el granero>>
<<Granizo de nubes a unos baja y a otros sube>>. 
Al granizo los agricultores lo llaman “la lotería del infierno” puesto que se reparte muy desigualmente  y puede arruinar un predio y respetar al vecino.

<<Venga  abril con rocío, no con heladas ni frío>
<<Cuando llegue el tiempo helado que coja al trigo arraigado>>
<<No viene mal la nevada, que nos evita la helada>>
<<Con mucha nieve en la sierra, habrá abundancia en la tierra>>

En cada localidad los agricultores conocen perfectamente el carácter de los vientos que traen lluvia, calor, frío...
<<Cada viento trae su tiempo>>
<<Si llueve, que llueva, si nieve, nieva; pero si hace viento, entonces hace mal tiempo>>
<<La neblina, de la llovizna es madrina>>
<<Niebla fría de San Antón, quédate en casa en un rincón>>

0 comentarios:

Publicar un comentario