lunes, 27 de enero de 2014

La frase del mes... y del Día de la Paz.

Pierre-Joseph Proudhon (1862). Fuente: Wikipedia.

Pierre-Joseph PROUDHON (1809-1865). Filósofo político y revolucionario francés natural de Besançon (Franche-Comté), es considerado como un precursor del socialismo y también como uno de los padres del pensamiento libertario. Nacido en el seno de una familia artesana y campesina, él mismo ejerció diversos oficios que fue compaginando con su afán por ampliar estudios con sus modestos medios, pudiendo considerarse como un autodidacta. Su tercera obra, ¿Qué es la propiedad? (1840), lo lanzó a la fama en París, en Francia y en el mundo. Conoció a Marx, con quien mantuvo una prolongada polémica por sus diferentes concepciones de lo que debía ser el socialismo. Fue diputado electo en la Asamblea Nacional durante la II República francesa, y su firme disidencia política le valió la cárcel y el exilio durante el Imperio de Luis Napoleón. Otras obras suyas, de títulos elocuentes, son: Sistema de contradicciones económicas o Filosofía de la Miseria (1846), El manual del especulador de la Bolsa (1853), De la justicia en la Revolución y en la Iglesia (1858), La Guerra y la Paz (1861), El principio federativo (1863), De la capacidad política de la clase obrera (1865) y tal vez la más célebre: Teoría de la Propiedad (1866). Más sobre la vida y obra de Proudhon.

Traemos aquí, con ocasión de la celebración pedagógica del Día de la Paz este jueves 30 de enero, una de sus reflexiones sobre la Paz, entendida no solamente como la ausencia de guerras sino además como la ausencia de injusticias, ya que la paz impuesta por la fuerza es una guerra encubierta, y mientras haya injusticias no puede haber Paz. Así dijo Proudhon:
"LA PAZ OBTENIDA EN LA PUNTA DE LA ESPADA, NO ES MÁS QUE UNA TREGUA".

0 comentarios:

Publicar un comentario