Páginas en menú

miércoles, 2 de diciembre de 2020

Ganadores del concurso de relatos de la Reserva de la biosfera


Por fin tenemos a los ganadores, sus relatos y sus premios: 

                                                                     

                                                               

    








Lorena de 1º BachilleratoA. 
Inés de 4º ESO A 
    Adrián de 1º ESO A 







2052

Cuando Turner sintió las manos de su amigo desatar la banda que cubría sus ojos, intentó abrirlos lentamente. Pero la intriga que que llevaba atormentando su estómago desde hacía unos minutos se apoderó de sus párpados y le hizo abrir sus ojos más rápido de lo que debía.

A causa de esto, tuvo que pestañear varias veces para acostumbrarse a la cegadora luz del sol que acaloraba aquella tarde agosto.

En el momento en el que, por fin, sus pulas se regularon, pudo entender a lo que se refería aquel amigo suyo llamado Jesse.

Estaban en un jardín, con una gran fuente en el centro, que se desbordaba y hacía crecer a su alrededor todo tipo de hierbas y flores.

La paredes de piedra que rodeaban el jardín estaban llenas de enredaderas y musgos, de un color verde brillante. Era algo que Turner no había visto nunca, salvo en las fotos que ilustraban los libros de historia.

- ¿Entiendes ahora lo que quería decirte?- Las palabras de su amigo se sobresaltaron.

- Sí, ¿cómo has encontrado este lugar?- Respondió y preguntó , sin dejar de mirar aquellos seres vivos que crecían del suelo.

- Mis padres solían traerme aquí, ya sabes, antes de que el Capitolio prohibiese cualquier tipo de naturaleza.

Turner no podía imaginar que antes de aquella prohibición, todo el mundo viviese este tipo de escenas a diario, y no llegaba a entender cómo los altos cargos podían haber concluido en esa decisión, dejando a millones de personas morir por falta de oxígeno. Eso fue antes, claro, de la invención del oxígeno artificial. Ese que obligaba a todos los seres humanos a vivir con un tubo dentro de sus fosas nasales.

Realmente había muchas cosas que no entendía, pero lo que tenía my claro es que le encantaba eso llamado “naturaleza” y que si él pudiese volvería al pasado y se ocuparía de cuidarla para poder conservarla siempre.


Por Lorena.


UNA MINA DE ORO

No somos conscientes de lo que tenemos, solo de lo que nos falta. 
Nos damos cuenta de los maravillosos trenes que no tenemos, del fondo económico gigantesco para la educación que tampoco tenemos, o sin ir más lejos de la multitud de actividades extraescolares que hay en los pueblos y que tampoco tenemos. 
Pero si alguien se parase y mirase al frente, entonces nos daríamos cuenta de la gran mina de oro que sí tenemos.
Vivimos rodeados de un ecosistema único en el mundo que sólo se da en la península ibérica: nuestra inigualable dehesa. ¿Uno de los cielos más limpios del mundo? Los tienes por encima de tu cabeza. El río mas largo de España atraviese a tu lado, ¡quién no ha ido a pescar al Tajo! O tal vez eres más de paseo en barco. Ruta del Camino Real por Navaconcejo y Piornal ¿o solo pisamos los pueblos para ir de fiesta…? O aún mejor, ruta por la Garganta de los Infiernos; aunque para ser concretos un verdadero infierno sería vivir aquí y no tener pensado ir a visitarlo nunca.
Ah y ¿sabías que tienes un Parque Nacional a menos de una hora de tu casa? ¿Cuántas veces has ido? Contéstate y sorpréndete a ti mismo. 
He perdido la cuenta de las maravillas que he citado anteriormente pero que, si no recuerdo mal, solo son lugares. Extremadura es más que eso, más que un lugar bonito. Extremadura son las aves, los mamíferos, los reptiles, los arboles, los matorrales e incluso un simple arbusto.
¿Cuántos lirones crees que ha visto al que solo le importaba ver una empresa encima de nuestras tierras?, bajen sus apuestas. 
¿Y tú? ¿Alguna vez te has parado a observar la jara pringosa, el lirio lusitano, tal vez nuestra amiga la encina que nos acompaña de paseo por todos los campos de Extremadura? o a lo mejor te has parado a ver una seta que en realidad era un hongo pero que nunca sabremos cual de las dos era porque nunca nos han hablado de ello.
Y ahora deja de mirar al suelo y levanta la vista. ¡Un águila imperial! ¿o era un buitre leonado? 
Amigo mío, te vendría bien una buena charla sobre rapaces. 
Y después de haber recorrido nuestras tierras pasando por tierra, agua y aire solo me queda decirte que si tuviese que resumir esto en una línea te diría que: Nuestra reserva de la biosfera es una gran mina de oro pero que los mineros que la escavan solo buscan plata, porque el oro les queda demasiado grande.


Por Inés



EL PASO DEL TIEMPO


Estaba amaneciendo, la niebla lo tapaba todo, el silencio de la noche llegaba a su fin. 

Se empezaba a oír el sonido del los pájaros: jilgueros, verderones y alondras. Observé encima de mí unos buitres volando en círculos buscando comida y una cigüeña negra que sobrevolaba el puente con una rama en su pico para seguir construyendo su nido. 

Frente a mí había una familia de topillos cabrera que roían una bellota ... 

Para mi todos los días son iguales pero qué maravilla estar aquí rodeado de los míos .... Nuestra vida es corta pero somos únicos Lirio Lusitano (Lirio amarillo)


Por Adrián.

0 comentarios:

Publicar un comentario